Masajes Majestic. Masajes Eróticos en el centro de Madrid. ¡LLÁMANOS POR TELÉFONO : 633 622 779!

11 maneras de Recuperar la Pasión en tu Pareja o Matrimonio

Filed in Sin categorizar | Posted by masajes on junio 2, 2021

cómo recuperar la pasión de la pareja

La pasión es un elemento básico para el buen funcionamiento de la pareja. Y no solo hablamos de sexo, que también; sino de cultivar una química que sobrepasa los límites de los encuentros eróticos para hacer que la pareja se sienta fuerte y unida en todos los demás aspectos de la vida.

La rutina que se va apoderando de las parejas que ya llevan algún tiempo juntas, tengas o no hijos, es un factor natural en el desarrollo del vínculo afectivo.

Sin embargo, el hecho de dar la monotonía por sentada puede ser el peor enemigo de una relación, y de cada uno de los individuos que la componen. La sensación de que «esto es lo normal» y la frustración por la falta de comunicación con el otro o la decadencia de las relaciones sexuales afecta a las personas en todos los aspectos de su vida, tanto físicos como psicológico.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la vida sexual es una parte importante del estado de salud general del individuo, por lo que cuidarla es tanto o más importante que cuidar nuestra alimentación y hacer una vida sana. En realidad, ya sea en pareja o en solitario, la sexualidad es una base importante del estado de salud.

Cómo recuperar la pasión en tu pareja 

Recuperar la pasión en la pareja es posible y deseable cuando esta se ha ido deteriorando por diversos motivos como pueden ser el estrés laboral, la llegada de los hijos, la disminución de la libido connatural al paso de los años o los conflictos de pareja.

El principal problema aparece cuando ninguno de los miembros de la pareja se plantea esta cuestión. Si los días y días pasan sin encuentros sexuales de calidad, o incluso sin sexo en absoluto, y los dos os mantenéis pasivos y os conformáis con esta situación, ahí es donde reside el problema. Esto es lo que en psicología se llama indefensión aprendida, es decir, creemos que las cosas son así y que nada de lo que hagamos merece la pena.

Sin embargo, cuando uno de los miembros de la pareja empieza a plantearse cómo recuperar la llama de la pasión, incluso aunque todavía lo haya hecho nada por solucionarlo, la situación ya ha empezado a mejorar. Se ha dado el primer paso. ¿Por qué?

Porque, como en cualquier otro aspecto de la vida, para cambiar algo lo primero que hace falta es querer hacerlo. Lo primero es tomar conciencia de varias cuestiones: falta pasión, eso es algo solucionable o mejorable y, además, quiero hacerlo, es decir, voy a esforzarme y poner de mi parte para recuperar la pasión en el matrimonio.

El primer paso ya está dado. Ya me he dado cuenta de que quiero que esta situación cambie, quiero que mi pareja y yo disfrutemos más del sexo y quiero que la erótica forme parte de mi vida con más calidad de lo que hace hasta ahora. Necesito cambiar nuestra dinámica de pareja, y quiero de vuelta la pasión y el deseo, la chispa y la ilusión.

Reavivar la llama paso a paso

cómo recuperar la pasión de la pareja

Para empezar lo primero que debemos saber es que el primer paso no está en la cama ni en el roce de los cuerpos. Esto es así porque no solo se ha perdido la pasión, sino que se han perdido todos los elementos que hacía que la intensidad sexual estallase.

Obviamente no es lo mismo quedar con una pareja reciente en un bonito restaurante en el que aparecéis ambos arreglados y perfumados, ofreciendo la mejor versión de vosotros mismos, para acabar encendidos revolcándoos por el suelo de la habitación de un hotel, que decidir que tendréis sexo de 9 a 9 y media, justo cuando el hijo pequeño ya se ha quedado dormido y antes de que el mayor vuelva de comerse una pizza con los amigos.

Por supuesto, si estás en Madrid, os animamos a probar nuestros masajes eróticos para parejas. Majestic es un centro especializado en masajes eróticos en el centro de Madrid.

1. Recuerda los inicios de la relación

Un buen comienzo para iniciar este camino de reencuentro de la pasión es recordar juntos los inicios de vuestra relación. Puedes empezar hablando sobre algún momento que para tí fue realmente mágico, no necesariamente erótico, sino importante a nivel emocional.

En el momento en que tu pareja entre al juego déjala hablar, no la interrumpas, deja que viaje a ese maravilloso lugar de la memoria en el cual se estaba construyendo algo hermoso y el simple cruce de vuestras miradas o el contacto de vuestras manos os hacía tocar el cielo.

En ese punto de la conversación puedes introducir algún contacto físico inocente, una caricia en el pelo o la cara, o simplemente dejar caer la cabeza en su hombro. VIajar mentalmente a ese momento en que querías seducir y ser seducido, te importaba poco no dormir o lo que pensaran los demás con tal de estar con la otra persona es un vínculo de conexión indestructible.

2. Piensa en lo que puedes mejorar tú sin necesidad del otro

Los recuerdos pueden servirnos de guía personal para el cambio. Muchas veces nos quejamos de que es la otra persona la que ya no nos trata como antes, no se cuida, no tiene ganas, lo hace mecánicamente, no tiene detalles…Y, aunque seguramente hay mucho de verdad en nuestras quejas, lo primero es analizar qué había en nosotros mismos que ya no hay, en qué podemos mejorar para volver a ofrecer lo que ofrecíamos y recuperarlo de vuelta.

La juventud no es recuperable, eso es obvio; pero tampoco es imprescindible. Sin embargo, el cuidado y la importancia del deseo, los esfuerzos que invertíamos, las sorpresas que preparábamos, el esmero…todo ese factor de aventura y novedad que llevaba a la excitación sexual es un motor de cambio al que debemos agarrarnos. 8 consejos para recuperar “la chispa»:

3. No busques culpables

No es solo que los reproches mutuos no ayuden y, por el contrario, creen más distancia entre vosotros.

Tampoco culpabilizarse lleva a ninguna parte. Si ha habido algo que se ha hecho mal, o que ha herido a la otra persona, una vez asumido lo mejor es no hurgar más en la herida.

Una pareja sana es la que sabe perdonarse y perdonar, y superados los conflictos se centra en el presente y el futuro. La pasión y el sexo pasan a un segundo plano cuando hay rencores y culpas. Así que limpiad bien todo lo que enturbia y dejad espacio para la erótica.

4. Sé honesto contigo mismo

Aunque la ilusión y la fantasía son elementos clave en la relación de pareja para mantener la chispa, tener claros los aspectos que influyen negativamente y saber por los motivos de la insatisfacción, siendo honestos con nosotros mismos, es un paso imprescindible para mejorar la dinámica entre vosotros.

Analizar los motivos, los distintos aspectos que configuran vuestra rutina o las detalles concretos que te hacen estar insatisfecho ayuda a reconducir la vida sexual, que a veces está condicionadas por aspectos de la convivencia ajenos a las relaciones íntimas.

5. Rompe la rutina

Cenad con vino, velas, buscad un canguro y planead una salida vosotros solos.  Deja el pijama de felpa y sorpréndele con una ropa interior diferente.

La cuestión es hacer algo que os haga conectar de nuevo con la diversión de estar juntos, sin que obligatoriamente sexual. Se trata de recuperar la diversión en pareja y que esto permita que el deseo vuelva a aparecer. Aquí te damos ejemplos de cosas morbosas que podéis hacer en pareja.

6. Mejora la comunicación 

Por una parte, hablar sobre nuestros problemas de convivencia, poner en claro los posibles rencores o enfados  y llegar a acuerdos, evitará que la rabia cree una distancia que termine imponiéndose en la intimidad del dormitorio. A veces es necesario ir a terapia de pareja para solucionar problemas que poco tienen que ver con la cama, pero que al eliminarse de la ecuación redundan en un aumento de la pasión.

Por otra parte, hablar abiertamente sobre sexo es fundamental. Después de un tiempo de relación se instauran una serie de rutinas o protocolos, posturas que son las habituales, o desaparecen prácticas que al principio sí hacíais.

También es posible que con el paso del tiempo os apetezca explorar aspectos de vuestra sexualidad diferentes, introducir elementos que antes no estaban, como juguetes sexuales o fantasías. Echa un vistazo a esta lista de regalos eróticos, puedes sacar alguna idea.

Dar por sentado que sabemos lo que nos gusta y lo que le gusta a nuestra pareja a veces termina siendo una autolimitación. Hablar sobre ello, leer literatura erótica juntos, ver películas eróticas, hablar con otras parejas con gustos diferentes. Todo es válido si estáis de acuerdo y estar abiertos al cambio puede ser llegar a ser muy sorprendente y excitante para los dos a la larga.

Algunas parejas juegan a ser desconocidos que chatean durante el día, mientras están en el trabajo o en sus rutinas habituales, otras prueban con toques de BDSM. Las posibilidades son prácticamente infinitas.

7. Planifica citas, encuentros y novedades

El sexo espontáneo es maravilloso pero, en la cotidianidad de la pareja, el cansancio y la rutina hacen que la espontaneidad termine por llevar a una menor frecuencia de los encuentros sexuales.

Incluso si al medio día te has sentido excitado o excitada, y has pensado en lo que le harás a tu pareja cuando lleguéis a casa, es muy probable que varias horas después acabéis dormidos delante de la tele, o discutiendo porque alguien no recogió los platos de la cena.

Para evitar que la cosa se enfríe más y más es necesario planificar encuentros, preparar citas y, si es posible, opta por planes románticos y/o eróticos en el fin de semana.

La preparación de estos encuentros forma parte del juego erótico. Ir de compras para sorprender a tu pareja con lencería erótica o un juguete sexual ya es una parte del proceso que nos va sexualizando poco a poco. Cuidar los detalles, dejarle algún mensaje o foto de lo que os espera el fin de semana…todo suma en la calculadora de la pasión.

8. Cuece a fuego lento

Sorprende a tu pareja enviándole una fotografía a su trabajo en la que le enseñas una prenda de ropa nueva que te pusiste esta mañana, pero que con las prisas ni siquiera vió. De ahí, tal vez una hora después, puedes pasar a decirle que la ropa interior también es nueva.

¿Te estás comiendo un plátano? Hazte una foto y mándasela. ¿Te estás pintando los labios en el baño de la oficina? Lo mismo. Estos gestos rompen con la visión doméstica que inevitablemente os vais conformando el uno del otro, en pijama de felpa y zapatillas.

La erótica, el deseo y la pasión necesitan que se calienten motores y se alimente la llama en cualquier momento y en cualquier lugar. Ponte en «modo sexual» y verás cómo todo va cambiando.

9. Sorprende a tu pareja continuamente 

El elemento sorpresa es la pieza clave que mantiene el interés de los seres humanos. Piensa en algo que sabes que le gusta y abusa del factor sorpresa, justo cuando no se lo espera.

Aquí vale todo. Masajes inesperados, pequeños regalos, los chocolates que le encantan, crear un ambiente con algunas velas y su música favorita…

Déjale una nota por la mañana, mándale un desayuno al trabajo…Tú mejor que nadie sabes cuáles son las teclas que tienes que tocar, porque nadie conoce a tu pareja mejor que tú.

10. Sexualízate 

Pon el sexo en un lugar de preferencia en tu vida. Esto no significa estar siempre pensando en el sexo o aumentar la frecuencia de las relaciones.

Lo que verdaderamente queremos decir es que busques la manera de introducir el sexo en tu dinámica diaria: leer alguna novela o cómic erótico, aunque sea una página al día, ver películas sexuales, retomar el contacto con tus fantasías, llevar unas bolas chinas durante la cena…

Es importante que te percibas como un ser sexual, que te vistas como un ser sexual, que el sexo esté a tu alrededor. De lo contrario, como cualquier otro aspecto de la vida, irá quedando en segundo plano.

11. Mastúrbate

Está demostrado que las personas que más se masturban son las que tienen mayor número de encuentros sexuales.

Esto está relacionado con lo que decíamos en el punto anterior. Masturbarse nos sexualiza, nos hace tener presente el sexo en nuestras vidas, y eso nos lleva a querer tener más sexo con nuestra pareja.

En definitiva, lo más importante para recuperar la pasión en la pareja es concienciarnos de que el sexo es no solo una parte fundamental de la relación, sino un aspecto básico en nuestro estado de salud y bienestar general, al que debemos prestar la debida atención.

La vida sexual no se cuida sola, del mismo modo que no lo hace nuestra alimentación, nuestra salud o nuestro peinado. ¡Ponle ganas!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat