Se encuentra usted aquí


Es el más sencillo de nuestros masajes relajantes, de contenido sencillo y con técnicas musculares precisas: la masajista está vestida e imparte el masaje con las manos,  tratando el cuerpo de la persona de manera lenta y equilibrada,  consiguiendo una relajación y distensión muy agradables.
Los masajes relajantes tienen la característica de ser versátiles y funcionales, adaptables a la naturaleza de la persona que lo recibe y claves en la búsqueda de relajación y tranquilidad física y mental.
Puede recibirse en su variedad suave o enérgica: la primera se realiza fundamentalmente con la palma de las manos y antebrazos, con aceite generoso y desarrollado de forma global, pasando varias veces por todas las partes del cuerpo, con un toque holístico; la segunda implica profusión de presiones con nudillos, codos etc tras una fase de precalentamiento muscular por secciones, para asegurarnos de que el masaje relajante destense pero sin provocar dolor, llegando a las capas profundas de la musculatura.
Se recibe en futón o tatami y próximamente en camilla.
Masaje Relajante Básico