Se encuentra usted aquí

Created on Miércoles, 20 Dic 2017 14:02:30

A muchos de nosotros nos encanta recibir masajes, pero darlos también nos proporciona sensación de bienestar y nos relaja, al compartir esta experiencia con nuestra pareja.
Hoy vamos a comentar fomas alternativas de relajar la musculatura utilizando diversos objetos fáciles de conseguir y sencillos de aprender a manejar, para todos aquéllos que deseen variar sus técnicas de masaje utilizando no solo sus manos.

La materia prima que suele utilizarse es la madera, telas de lino, piedra y goma moldeable. La madera nos permite conseguir formas muy dispares, pensadas para diferentes partes del cuerpo y que se adaptan a cada recoveco corporal.

Es fácil encontrar en cualquier tienda de un spa, o en una tienda online, un set completo como los que os mostramos en las imágenes, y aprender a utilizarlos siguiendo las instrucciones o viendo un de los multiples videos de youtube que están disponibles.

copa de masaje en madera

Lo más importante al utilizar la madera es hacerlo lentamente, aumentando la presión según va pasando el tiempo y evitando presionar en las zonas donde no hay musculatura y sí hay hueso, pues puede resultar muy doloroso, sobre todo si estamos utilizando cremas o aceites que provoquen un deslizamiento accidental a una zona no deseada.

bambú para masaje

Hay que intentar que la presión se realice perpendicularmente a la superficie de la piel, en general, para evitar estos deslizamientos accidentales así como para obtener una mayor eficacia en la relación fuerza-que-hacemos / presión-que-recibe-la-persona.

cubre sillon bolas masaje

Los utensilios de goma suelen incorporar algún tipo de púas o partes más finas que los de madera, gracias a su tendencia a la deformación, lo que hará posible masajear zonas más pequeñas sin temor a causar daño por la pequeña superficie de presión. El tacto es muy relajante y se calientan enseguida.

El lino suele utilizarse en la conformación de pindas ayurvédicas conteniendo hierbas aromáticas diferentes (romero, albahaca...) que aportan un aroma durante la sesión que relajará más fácilmente al receptor. Con ellas la movilidad de la masa muscular profunda es menor pues no permiten presionar mucho profundamente. La parte positiva es su fácil manejo y la agradable sensación a su paso por nuestra piel, incluso en la planta de los pies!

La piedra, ya sea en forma de piedras captadoras de calor (hot stones) o piedras energéticas, está más indicada para zonas con contracturas. Pueden aplcarse caliente o frias, pero en este último caso la zona debe haberse calentado previamente con las manos u otro utensilio que haya mobilizado la masa muscular.

Y en el caso de no tener una pareja que pueda regalarnos este placer tan codiciado, siempre podremos acudir a un cubre sillón de bolas o uno de esos rodillos que ahora están en todos los gimnasios y que además facilitan los estiramientos.