Created on Lunes, 22 Feb 2016 21:09:03

Imaginad una sala en uno de los hoteles más emblemáticos de la ciudad, cerrada para un evento exclusivo: un encuentro hospedado por Emma Sayle bajo su firma de veladas eróticas Killing Kittens.
Su nombre viene a colación de la antigua leyenda que afirmaba que cada vez que alguien decidía "darse placer a sí mismo, Dios sacrificaba a un inocente gatito por ello.

El objetivo de estas fiestas eróticas pasa por ofrecer a la comunidad femenina en particular (aunque también se admiten hombres si acompañan a sus parejas) un ambiente erótico-festivo de alto nivel social y económico, donde el buen gusto, la insinuación y la imaginación reinen sin esfuerzo y la intimidad, las confidencias cercanas y la incitación femenina fluyan de forma natural.

Este sueño hecho realidad para muchas mujeres (su creadora hace especial incapié en que desde siempre, para los hombres, ha habido lugares de recreo sexual, pero no para mujeres, o al menos no lo suficientemente seguros, elegantes y variados) se puede disfrutar sólamente bajo invitación: se ha de pertenecer primeramente a su club exclusivo, el cual da acceso a una comunidad en internet son su propia web, foro etc. Se exige un abono mensual cuyo precio depende del grado de privilegios que se desea obtener, e incluye información sobre eventos eróticos en diversas ciudades, una newsletter con detalles sobre ello, acceso a un blog de contenido sexual, informativo y erótico entre otras cosas.

Como cuenta su creadora, en sus reuniones son las mujeres las que hacen las reglas, los hombres quienes tienen que cumplirlas (y quienes acuden solo del brazo de una de nosotras y bajo invitacion formal) y solo nosotras podemos romperlas... llegado el caso.

Ofrecen varios niveles de fiestas: desde reuniones muy lights para las que estamos empezando y deseamos pasar una velada agradable, con toques de sensualidad y erotismo pero suaves y sugerentes, sin llegar hasta el final, hasta las fiestas especiales para personas de cierta edad, pero que no por ello abandonan o dejan de lado y olvidada su sexualidad, pasando por eventos realmenten eróticos y exclusivos celebrados en "penthouses" en Londres, Nueva York, Sydney... siempre con invitación, y que pueden incluir desde un espectáculo erótico, una cena, un cocktail, bienvenida con ostras y otros afrodisíacos...

Además de todo ello, disponen de una espléndida boutique, accesible desde la propia web, donde perdernos en oleadas de placer visual tanto de lencería, como de películas, juguetes eróticos, fotografía boudoir...