Se encuentra usted aquí

Created on Miércoles, 13 Ago 2014 16:34:27

 Sensualidad y sexualidad son dos conceptos que aunque relacionados no son idénticos, y no pocas veces se confunden.

Nosotras vemos la sensualidad como una capacidad que en parte es heredada y en parte aprendida, aunque esto último es más difícil, al igual que "enseñar a ser sensual".

Se trataría de una combinación de incitación, ambigüedad, ironía, sutileza, seguridad en uno mismo... así como el propio movimiento del cuerpo : rítmico, controlado, certero... la expresión corporal es clave si queremos desarrollar nuestra sensualidad de forma natural, que nos salga de manera automática.

Ser sensual es saber cómo insinuar sutilmente, jugar al doble sentido... y esa mirada que todos hemos recibido alguna vez, que lo dice todo pero que aún así uno no sabe, no está del todo seguro... un tira y afloja, descontrol interno, emociones agolpándose a la vez...

Y sí, puede despertar un pensamiento sexual, pero mucho más desarrollado y complejo que el mero impulso animal.

Evidentemente los matices son diferentes ya se trate de hombre o mujer, pero no nos parece cierto que la sensualidad sea exclusiva de esta última.

Si un hombre es sensual, es fácil que nos llame la atención... por contraste :D
Es decir, cuando encontramos a alguien que nos mira a los ojos en vez de al pecho, con una voz grave y melódica a la vez pero que no nos suelta un "te voy a comer to..." etc etc , que se acerca, no invade, que invita, no avasalla... uf, más de una nos perdemos en nuestra propia imaginación...

La sensualidad inflama la mente, no el cuerpo.