Created on Miércoles, 13 Ago 2014 13:47:49

Continuamos describiendo técnicas y movimientos que aplicamos en nuestros Masajes Eróticos y Masajes Tantra en Majestic Massages.

Los glúteos son una zona habitualmente olvidada a la hora de impartir un buen masaje relajante. Su musculatura es de la más voluminosa en el cuerpo humano y existen numerosas técnicas, tanto de relajación muscular como eróticas, que podemos aplicar con originalidad.

Partiendo de una presión com ambas palmas de las manos en los muslos, estando el receptor bocabajo con las piernas ligeramente separadas y la masajista en medio, subimos las manos, que están colocadas con el pulgar hacia delante, apuntando a los glúteos, y los dedos en los laterales del muslo, presionando sobre los glúteos en su zona media y luego alta trazando una S invertida, teniendo cuidado con el hueso de la cadera.
 Una vez arriba, casi en la cintura, bajamos presionando con los dedos por el borde de la pierna hasta la posición inicial y repetimos 3 veces, de forma lenta y profundizando cada vez más.

Hecho esto, utilizaremos las yemas de los dedos para amasar profundamente la musculatura de la zona, movilizandola todo lo posible, con precisión y paciencia.

Con los nudillos haremos algo similar, el masaje erótico relajante se hará ahora con movimientos circulares de las muñecas y de los propios dedos al tiempo. Si se hace un poco más rápido se genera calor muy agradable.

Se debe tener especial precaución con el nervio ciático que recorre todo este area y continua por toda la pierna.

Para seguir relajando nos colocamos por fuera de las piernas del receptor, de rodillas frente a sus glúteos pero transversalmente. Colocamos las yemas de una de las manos al otro lado, en su cadera más alejada, y presionamos con ellas hacia nosotros, pasando ya la otra mano cuando la primera ya esté a punto de acabar su pase por el glúteo alejado. Repetimos 3 veces y nos cambiamos de lado para hacer lo mismo en el otro.

Volvemos a colocarnos entre las piernas de nuestra compañera. Colocamos las palmas entre glúteos y lumbares, justo donde empiezan éstos, con los dedos mirando hacia las caderas, los pulgares hacia la espalda, nuestros brazos rectos y nosotros levemente inclinados para ir poniendo cada vez más peso. Deslizamos entonces las palmas de las manos hacia las caderas, lentamente, y repetimos con más presión cada vez, manteniendo siempre nuestros brazos rectos y nuestra espalda alineada.

Esta maniobra dará paso a los consejos sobre los masajes eróticos de la zona lumbar de la espalda...