Created on Miércoles, 13 Ago 2014 16:45:47

La mayoría de los lectores ya conocéis los tipos de masajes que ofrecemos en nuestro centro, y que, además de eróticos, son relajantes, no terapéuticos. Estos últimos están orientados a sanar dolencias, mientras que los relajantes buscan conseguir una relajación física y mental placentera así como eliminar el estrésacumulado, además de otros objetivos:
- mejorar la ansiedad
- paliar la depresión leve mediante el contacto humano
- aliviar dolores musculares leves provenientes de agujetas, sobrecargas...
- movilizar los tejidos corporales y proporcionar una sensación de bienestar
en pareja, fomentar el entendimiento y la complicidad entre ambos miembros
además de muchos otras ventajas.

Sin embargo, son varias las causas que pueden provocar que sea mejor aplazar la recepción de uno de nuestros masajes:
- fiebre
- infecciones
- lesiones musculares u óseas, aunque sean leves
- convalecencias varias
- embarazos (especialmente en los primeros meses)
- lumbalgias
- ganglios en proceso de inflamación
- contusiones
- taquicardias
- piel suprasensible
- hipertensión (el masaje deberá ser muy suave y continuo, no estimulante)

Por ello os recomendamos siempre que si tenéis alguna duda sobre la conveniencia de vuestra sesión, preguntéis a vuestra masajista sin temor sobre ello.

Aquí podéis leer más sobre las posibles contraindicaciones en la recepción de un masaje aunque sea relajante.